C. Colegios

Capítulo 4 – Colegios  La Misericordia, Las alemanas, Escuela La Floresta, Escuela Brasil, Colegio Americano en Buenos Aires, Crandon…

COLEGIOS

(Colegio La Misericordia; Colegio Inmaculada Concepción (Las alemanas); Escuela La Floresta;  Escuela Brasil; Colegio americano de Buenos Aires ; Instituto Crandon)

Colegio La Misericordia

En el invierno de 1937 volvimos al colegio la Misericordia, las monjas decidieron que lo que aprendimos en Estados Unidos no tenía valor acá, así que repetimos el año. No sé cómo mis padres lo aceptaron, ya habíamos perdido un año con el viaje.

Recuerdo especialmente el día que el colegio invitó a los padres a ver una clase abierta. Mamá fue. A mí me preguntaron: ¿Cuánto es 7 x 8? Quedé en blanco. Mamá no se aguantó, al verme dudando me lo sopló en inglés, me dio tanta vergüenza que no sabía dónde esconderme. Debo confesar que todavía tengo que pensarlo, debe ser por el trauma que me causó.

Ese año tuvimos varicela y, si no me equivoco, también sarampión. Papá me sacó unas fotos en la cama, feliz, porque no tenía que ir al colegio y además porque Mamá nos mimaba cocinando todo lo que nos gustaba comer.

 

Colegio Las Alemanas

Mis padres habían pensado sacarnos del Colegio La Misericordia y mandarnos al Sacre Couer porque allí enseñaban inglés. Mamá, más que Papá, insistía en eso porque hablábamos en español todo el tiempo entre nosotras, muchas veces para que Mamá no supiera lo que hablábamos.

Un día dos monjas del Colegio Inmaculada Concepción, Hermanas Alemanas, fueron a Swift para negociar una compra al por mayor de carne y verdura para el colegio. Como Papá era católico, las atendió él. Resultó que una de las monjas era americana, Mother Nona, hacía muchos años que estaba en Sud América, vivió en pueblitos de Chile y Perú, contaba que en esos países para ir de un pueblo a otro había que viajar sobre mulas.

Mother Nona lo convenció que nos mandara a su colegio que ella nos enseñaría inglés y que, aparte, tendríamos alemán y francés. Cuando se lo contó a Mamá aceptó enseguida. El colegio consiguió productos a buen precio y nosotras unos años muy felices.

Congregación

 

El 21 de agosto de 1849, en Alemania, Paulina von Mallinckrodt funda la Congregación de las Hermanas de la Caridad Cristiana, Hijas de la Bienaventurada Virgen María de la Inmaculada Concepción con tres compañeras más. Pronto abren otros campos de actividad como hogares para niños y escuelas.

El Canciller de Alemania Otto von Bismark emprende, en 1871, una dura lucha contra la iglesia católica. La Madre Paulina ve cómo se van cerrando y expropiando, una tras otra, las casas de la Congregación y cómo las Hermanas eran expulsadas del país. En esa época les habían llegado pedidos desde Estados Unidos y Sudamérica para que instalaran colegios y enseñaran a los niños inmigrantes alemanes. Paulina respondió enviando pequeños grupos de Hermanas a Nueva Orleans en 1873 y en 1874 a Chile.

A fines de 1874 arribaron las primeras religiosas a la diócesis de Ancud, en Chile. Eran seis jóvenes Hermanas y la Hermana Superiora que cruzaron la Cordillera de los Andes a lomo de burro. Tardaron un mes en llegar y en plena altura celebraron la Navidad. De allí partirían unos años más tarde hacia el Río de la Plata.

La persecución religiosa terminó en Alemania a fines de la década del 70 (casi 1880) y las Hermanas pudieron volver a su patria donde prosiguieron con su obra. La Comunidad había crecido en integrantes y en misiones durante los años de opresión.

A tierras uruguayas llegaron en mayo de 1884 por pedido del Padre Montes, de la ciudad de Melo donde fueron recibidas por las generosas damas Jackson, quienes les regalaron las casas donde vivían. Desde los comienzos tuvieron dificultades. Se sucedían guerras civiles, las órdenes religiosas eran perseguidas y surgió una ley contraria a la educación religiosa.

En Melo atendieron a los enfermos del Lazareto de enfermos de viruela durante la epidemia. Atendían a los soldados heridos, tanto “Blancos como Colorados”. Eventualmente tuvieron que retirase de Melo.

En 1884 se fundó el Colegio Inmaculada Concepción Montevideo, con los años fueron abriendo colegios en Salto, Santa Lucía, y Durazno. En 1905 abrieron un colegio en Buenos Aires. En el año 1926 se inició en noviciado en Montevideo y al año siguiente la sede de la Casa Madre de Uruguay y Argentina en la zona del Prado.

Edificio

El colegio está en la Calle Martín García 1325, entre Arequita y Marmarajá, ocupa casi toda la manzana. La entrada está en el medio de la cuadra. Tiene unos escalones para llegar a la puerta principal. Una puerta grande de dos hojas que se abrían, ambas, cuando era la hora de entrada o salida de las alumnas.

  

Al entrar está la recepción con bancos a los dos lados y una puerta de cada lado, la de la derecha iba a un salón grande e importante, con muebles muy finos. Ahí recibían a los padres o personajes importantes.

A la izquierda era la portería, siempre había alguien para contestar la puerta y si uno tenía necesidad de hablar por teléfono en un caso de urgencia iba ahí.

De la recepción, por una puerta con paneles de vidrio enfrentada a la puerta de entrada, se pasaba a un corredor de unos 3 o 4 metros de ancho y como media cuadra de largo. Cada tantos metros en el piso del corredor hay, en el centro, unas baldosas de vidrio muy gruesas y de unos 50 centímetros cuadrados, yo calculo que había 3 baldosas a lo largo y 2 a lo ancho. Se puede caminar encima sin ningún problema, a decir verdad nos gustaba. Están colocadas también en el corredor de arriba, y son para que pase la luz, ya que de cada lado del corredor hay distintos cuartos o salones.

En noviembre de 2007, fui con mi hija Patsy a visitar el colegio y sacar unas fotos. Al entrar esperamos sentadas en el mismo banco donde Peggy y yo nos sentábamos a esperar a Papá.  Nos recibió una Hermana muy amable que nos paseo por el colegio. Nos mostró la capilla, está igual, en otros lados hubo algunos cambios, agregaron edificios y reformaron otros, pero las dos entradas al colegio siguen igual, una a la izquierda por donde salían las alumnas, y la principal, en el medio.

Paseamos por la planta baja, el subsuelo, y primer piso. Vimos el salón de actos y el gimnasio que era muy completo para esa época, la Hermana me dijo que algunos cosas que se rompieron no las repusieron. Jugábamos al voley-ball y basket-ball.

 Capilla

 A la derecha (mirando el edificio desde la puerta de entrada) está la capilla. Tiene entrada desde la calle y desde dentro del colegio. Es bastante grande, los primeros viernes de cada mes se celebraba misa y había lugar para todo el colegio, alumnos de primaria, de secundaria, las maestras, profesores y las monjas. Era una capilla muy acogedora, a mi me gustaba mucho el altar, a veces tengo ganas de ir un domingo a misa pero queda muy lejos.
 

Salón de actos

 Siguiendo el corredor hacia la derecha se llega a la capilla, a la sacristía (donde la Madre Nona nos daba clases) y a una escalera para ir al segundo piso o bajar al teatro, el cual es tan grande como la capilla. El piso del escenario era dos escalones más alto, esto no sé si sigue igual.. y a cada lado del salón había balcones donde cabían, en cada uno, todos los alumnos de una clase. Debajo de estos balcones tenían asientos para otros grupos. Las representaciones se hacían separadas, de mañana secundaria y de tarde primaria.

Siempre que incluían un baile yo me apuntaba, pero si era para recitar no, era muy tímida para hablar en público, aunque en clase con mis amigas hablaba hasta por los codos. Una vez a Mother Nona se le ocurrió que Susie, Peggy y yo recitáramos una poesía en inglés, se llamaba “Idle fingers”, a las tres nos daba vergüenza, cuando practicábamos nos tentábamos, pero la monja nos pidió que no hiciéramos papelones ya que éramos las únicas en el colegio que aprendíamos inglés. Nos portamos bien, fue todo un éxito.

Gimnasio, patio, otros…

 Del lado izquierda (del corredor) estaban los salones de física y química, tenían material muy completo para ciencias. Enfrente una sala que era un pequeño anfiteatro donde cabían los alumnos de una clase. Me acuerdo cuando vimos disecar una rana. Subiendo unos escalones estaban las clases de liceo y un cuarto para proyecciones.

La enseñanza era muy buena, las monjas eran comprensivas, simpáticas y, como la mayoría era alemana, tenían una mentalidad diferente a la de los uruguayos.

Patio con Santuario a la Virgen  de la Inmaculada Concepción

2007 Rose Mary con una hermana del colegio

Idiomas

 Tal como Mother Nona le prometió a mi padre nos dio clases de inglés a Peggy a mí y a Susie Pike, otra alumna que estaba en la misma situación que nosotras. Susie la volvía loca a Mother Nona que ya tenía sus años. A la clase que yo faltaba para ir al inglés era la de francés. Dos años después nos cambiaron el horario porque Susie cambió de colegio, por lo que tuve que empezar a ir a clases de francés. En mi primera clase hicieron un dictado, emboqué una de cada 10 palabras, después de eso una monja me empezó a dar clases extra en la mañana hasta ponerme al nivel de la clase. Nunca me gustó el francés, pero pasaba.

Todos los días teníamos clase de alemán. El año después que empezó la segunda guerra mundial empezaron a llegar monjas que huían de Alemania, porque Hitler estaba cerrando los colegios católicos. No sabían una palabra de español. Peggy, muy traviesa como siempre, cuando nos preguntaban en alemán como se decía “silla” en español, ella  les decía  “mesa” y así muchas palabras hasta que se dieron cuenta que les estaba tomando el pelo, se rieron y no le preguntaron más, era una de las chicas más populares entre las monjas y alumnas. A nosotras nos hablaban en alemán todo el tiempo porque podíamos entenderlo bien, tiene un parecido con el inglés, pero nos costaba contestar. Ahora no entiendo nada, después de salir del colegio no lo volví a escuchar. Con el francés es distinto porque había muchas películas francesas.

Además de las bromas a las monjas alemanas, y de picardías como golpear en la puerta de los salones de clase y salir corriendo (lo hacía también en las casas del barrio), otra cosa que hacía Peggy era juntar a sus amigas en el baño y enseñarles distintos bailes (eran baños grandes). La madre de Elena Juan, mi profesora del taller de pintura, ex-compañera de clase y amiga de toda la vida de mi hija, Susy, y madre de Daniel Juan, ex-compañero de clase de mi hijo, Tommy, todavía se acuerda de esas clases de baile.

 

Recreos

En los recreos jugábamos de todo, la payana, rondas como la gallinita ciega, Mantantiru tirulá, saltábamos a la cuerda, y muy a menudo juegos de pelota. Uno de los juegos de pelota era el quemado (o manchado). Se formaban dos bandos los que se ubicaban uno en cada lado de una cancha dividida en dos por una línea. Los integrantes de un bando debían pegar a los del contrario con la pelota para sacarlo del juego, si la podías agarrar antes de que te tocara no salías “quemado”, ganaba el bando que eliminaba más personas. Todas querían estar del bando en que estuviera Peggy porque siempre ganaba y como lanzaba con fuerza la pelota no era fácil atajarla, eso que ella era muy menuda. Yo siempre jugaba del lado de Peggy, pero no era tan buena como ella, no podía agarrar la pelota porque quemaba la mano, y no era tan rápida para evadirla.

 III Congreso Eucarístico Nacional

A fines del año 1938 se festejó el Congreso Eucarístico, fue todo un acontecimiento. La Cruz que hay sobre el cerro Pan de Azúcar fue construida en el año 1933 y bendecida en 1938 por Monseñor Aragone durante el Congreso Eucarístico. Hubo una gran ceremonia en el Estadio Centenario, fueron todos los colegios, organizaciones católicas, etc. Nuestro uniforme de invierno era una pollera tableada y una blusa tipo campera de sarga azul, con un cuello blanco que nos cambiábamos todos los días, y en primavera cambiábamos la blusa por una blanca. Para el congreso tuvimos que comprar una pollera blanca para usar con la blusa blanca, en la cabeza usamos un tul que nos llegaba a la cintura.

Teníamos una profesora de gimnasia alemana, que nos preparó para participar en la ceremonia y no hacer un papelón, nos tenía marchando todos los días, primero lo hacíamos por clase, luego toda primaria y secundaria juntos, todavía la oigo gritar en alemán.

Había dos patios grandes divididos por  un pasillo abierto techado que iba de lado a lado, la mitad del colegio practicaba en un lado y la otra mitad en el otro.  La razón de esto era que en la ceremonia del Congreso en el estadio teníamos que ir marchando desde el ómnibus hasta la entrada y ahí, como en las olimpíadas, alrededor de la pista hasta nuestro lugar. Lo único que me acuerdo fue la emoción de estar ahí viendo a los Obispos, Arzobispos y Cardenales, vestidos de gala y el altar todo adornado.

Marinos del Graf Spee internados en Villa Catalina, Nuevo París, Montevideo.

Después de la batalla del Río de la Plata varios marineros alemanes del Graf Spee, fueron a la fiesta de fin de año del colegio[1]. Apenas tenían 16 años. A muchos de los padres les cayó mal y al año siguiente redujeron las clases de alemán. Un día yo le dije a la Madre Erica, una monja de las mejores, que no iba a estudiar más alemán porque era americana, ella llamó a Papá para confirmar y él le dijo no era así que todo iba a seguir igual. Por suerte al llegar a casa no me rezongó solo me explicó que las monjas no eran nazis y que saber otro idioma era importante, con eso me paró el carro.

Horario escolar

 El horario de primaria era de 1.00 p.m. a 5.00 p.m. todas las tardes menos los viernes que era todo el día. Secundaria iba desde las 8.00 a.m. a las 12.30 a.m. Todos los viernes de mañana primero teníamos misa, nos venía muy bien porque eso implicaba que los jueves había confesión, era sorprendente la cantidad de pecadoras que había, con esa excusa podían salir de la clase.

Las alumnas que vivían cerca iban a su casa a almorzar las demás comían en el colegio. Nos sentábamos en mesas largas, 8 de cada lado y una monja en la cabecera para controlar nuestros modales, la comida era bastante rica. Un vez nos sirvieron lentejas sin ningún gusto, como a la chica que se sentaba al lado mío si le gustaban le pase las mías, la monja me vio y me trajo un plato más grande, lo tuve que comer todo.

No me acuerdo bien si fue cuando estaba en 3ero o 4rto que nos pusieron medias pupilas. El ómnibus del colegio nos pasaba a buscar a las 7 de la mañana y volvíamos a las 6 de la tarde. De mañana hacíamos los deberes, nos enseñaban a bordar, tejer y, entre otras cosas, crochet. Peggy bordó un mantel mientras yo una carpeta, el problema era que yo hablaba más de lo que bordaba.

A la monja se le ocurrió que podíamos hacer un mantel de crochet entre las dos, Peggy haría un cuadrado de un diseño y yo otro, luego los uniríamos. Mientras que mi hermana hacía dos cuadrados yo apenas iba por la mitad de uno. Por suerte lo monja se dio cuenta que no iba a resultar, así quedaron dos carpetas y con el tiempo yo terminé la mía.

Creo que nos pusieron medias pupilas para tranquilidad de Papá, ya que de esa forma había alguien que controlara nuestros deberes siempre y sabía que estaríamos bien cuidadas los días que Mamá no estaba bien. Al principio yo extrañé, porque con Mamá lo pasábamos bien, no me gustaba dejarla sola, siempre me sentí responsable y la cuidaba mucho.

Estábamos con las pupilas, eran chicas que vivían en el campo, entre ellas estaba la madre de la esposa de Pedro Kent, y sus hermanas. Los dormitorios eran piezas largas divididas por cortinas, que formaban el lugar donde dormía cada una. Tenían una cama y una mesa de luz. Los roperos estaban al final de cada pieza. Estudiaban en la clase que usábamos también las medio pupilas.

Mi mejor amiga, Matilde Rachetti, era media pupila también, sus padres eran estancieros y pasaban mucho tiempo en el campo, nosotros encantadas, estábamos en la misma clase y nos consultábamos por los deberes. Matilde dibujaba muy bien y nos daba ideas para presentar nuestro trabajo mejor.

Peritonitis

Todos los años me ganaba el premio de asistencia, excepto el primer año en el colegio, o sea cuando cursaba 2do Año. Un viernes de mañana estando en el colegio empecé a sentirme mal, en la tarde me empezó a doler el estómago muy fuerte. Justo ese día mi padre vino más tarde a buscarnos, lo esperamos sentadas en los bancos que estaban a la entrada del colegio, cuando llegamos a casa yo estaba doblada de dolor, Papá me estaba por dar un laxante, pero justo cuando me lo iba a poner en la boca decidió llamar al médico, al Dr. Bauza.

Cómo el doctor estaba sin auto, Papá lo fue a buscar, apenas me reviso llamó al Hospital Británico, reservó sala de operaciones y cirujano, el Dr. García Lagos. A mitad del viaje muy contenta le dije al doctor que no me dolía más, pero él le dijo a Papá que se apurara que era urgente, tenía peritonitis.

Estuve internada dos semanas las nurses eran muy cariñosas, todos muy preocupados porque no había antibióticos en esa época y la infección se podía extender. Me acuerdo el día que me  sacaron la cánula y los puntos. Me puse a llorar de miedo y la nurse vino antes que el médico y me hablaba mientras sostenía una almohada para que yo no pudiera ver lo que hacía el médico, tan distraída estaba que no sentí nada.

En el Hospital Británico no había enfermeras solo nurses. Eran contratadas de Inglaterra y de Buenos Aires, unos años después empezaron una escuela de nurses en el Hospital, porque acá no había, eran muy eficientes y muy cariñosas.

Durante el entrenamiento y después de recibirse vivían en el Hospital, iban a sus casas solo los días que tenían libre. Años después creo que por ley empezaron a tomar enfermeras, para entonces acá había buenas escuelas de enfermería.


[1] Recién llegados a Montevideo, los integrantes del Graf Spee contaron con posibilidades de moverse libremente dentro de la ciudad. En el breve tiempo que estuvieron en libertad, varios de los tripulantes establecieron vínculos con familias alemanas residentes, e incluso algunos tuvieron hijos. Cuando las relaciones entre Uruguay y Alemania empezaron a tensarse, derivando finalmente en la formal «declaración de guerra» de Baldomir, hubo necesidad de internar a los integrantes de los barcos en lugares donde pudieran estar «vigilados de cerca». Por lo que fueron enviados, en principio, a la Isla de Flores, y luego trasladados a una quinta próxima al parque Tomkinson. Estuvieron en la quinta cuatro años. Salían todos los días de dos de la tarde a diez de la noche. Pero luego, cuando la guerra se agudizó, los alemanes fueron trasladados a un cuartel de Sarandí del Yi por razones de seguridad.

Escuela La Floresta  Ver Capítulo 4: “La Floresta”

Escuela Brasil

 Yo empecé en la escuela Brasil, quedaba a dos cuadras de casa, iba de mañana. Me gustó mucho, muy buenos compañeros, lo lindo era que todos vivían en Pocitos. Me aceptaron enseguida, la maestra era muy buena, te mantenía atenta.

Hacia fin de año en el teatro Solís se hizo una presentación de varias obras de Figari, no sé porque, pero vinieron a la escuela a buscar chicas que quisieran bailar el candombe. Tuvimos que llevar el permiso de los padres para poder participar, y empezamos a practicar. Yo estaba en la obra donde hay Había que representar los papeles de mujeres negras vestidas con colores llamativos, el mío era amarillo fuerte, con un pañuelo blanco en la cabeza, y hombres negros vestidos de frac con sombreros de galera, bailando al son de los tambores, en un patio. Nos tuvimos que pintar la cara y las manos de negro, fue muy divertido. Bailamos en el Teatro Solís.

Cuando practicábamos en el  teatro, veíamos a Marianito Mores, muy joven, practicando para un show de tangos, que estaba dando.

 

Mariano Mores era una de esas grandes estrellas que surgió al resplandor de la gloria en la época de oro del tango. Fue un extraordinario pianista, talentoso director de orquesta y compositor musical. Comenzó con 17 años de edad, en la orquesta dirigida por el maestro Francisco Canaro, pero su carrera ascendente comienza cuando sólo contaba 9 años y le otorgan una beca en el conservatorio musical de Salamanca, donde lo tratan como a un niño prodigio.

 Información tomada de:

http://www.denorteasur.com/asp/articulo.asp?numero=277&id=4011

El 12 de Octubre se celebró el día de las Américas, en la escuela lo festejaron en el patio con bailes nacionales y de alguna otra región, también formaron un grupo de alumnas que sostenían las banderas de los distintos países. A mí me dieron la de Estados Unidos por mi relación con ese país. Asistieron algunos padres y, por lo que veo en la foto, un militar.

Fue un muy buen año escolar, valió la pena el cambió, pase con muy buenas notas, y no tuve que dar el examen de ingreso. Al año siguiente, vuelta al colegio de las hermanas alemanas.

Foto de la Escuela Brasil en 1918

Primero de liceo lo hice en las Alemanas, todas las alumnas tenían un número para poner en su ropa, se lo daban al matricularse, mi número era 317, y el de Peggy, creo que 260. Cada vez que volvía me daban el mismo número, sabían que íbamos a volver.

En primaria siempre tuve buenas notas nunca saqué un regular pero en mi primer carné en liceo tuve un regular-bueno, algún bueno y bueno regular, cuando le pedí a papá que firmara se puso furioso, solo vio regular, me rompió el carné. Mi problema era pensar qué le decía a la Madre Erica, opté por decirle la verdad, anotó que había perdido el carné y me dio otro. A Papá ni se lo mostré y de ahí en adelante siempre me lo firmaba Mamá. Pero no mejoraba y a fin del curso me fui a unos exámenes, los que, con la ayuda de la Madre Erica, que me soplaba, los pasé muy bien.

 

Colegio americano en Buenos Aires

A fines de febrero de 1945, un miércoles, yo estaba en el club de la Floresta cuando me avisaron que mi padre había llamado, quería hablar conmigo. Todavía no había teléfonos en las casas así que tomé la bicicleta y me fui a la usina telefónica y lo llamé.  Era para avisarme que el sábado me iba a Buenos Aires a vivir en la casa de los Heaton e ir al colegio americano donde iba Janie, las clases empezaba el lunes.  Tenía que empacar toda mi ropa esa noche y tomar el tren devuelta  a Montevideo temprano en la mañana.

Me fui al club muy excitada a despedirme de mis amigos y pedirle ayuda a Pocho, él arregló con el ómnibus que llevaba pasajeros al tren, que pasara por mi casa temprano de mañana para recoger un baúl donde guarde todas mis cosas, y a mí. Estuve hasta tarde guardando todo, no tuve la ayuda de mamá porque no estuvo bien esa semana y Peggy estaba en Montevideo trabajando.

Cuando llegue a Montevideo me esperaba Papá, me dijo que Uncle John, después de haber pasado un mes con nosotros y aconsejado por Marta, su señora, se había convencido que yo necesitaba alejarme de Mamá, porque estaba muy pendiente de ella, que probara quedarme un año en Buenos Aires con ellos, si me gustaba me podía quedar más.

Tenía poco tiempo para lavar y planchar la ropa que traje de Floresta, sacar la ropa de invierno y guardar todo en el baúl, con la ayuda de la empleada lo logramos, tampoco tuve mucho tiempo para darme cuenta lo que pasaba  El sábado de noche tomé el vapor de la carrera con todos los consejos de mi hermana que no hable con nadie, que no salga del camarote etc. Como era menor estaba a cargo de una camarera.

El viaje duraba toda la noche, era muy practico para las personas que iban por negocios o hacer compras, porque salía de Montevideo a las 10 de la noche y llegaba a Buenos Aires a la 7 de la mañana después de una noche de descanso.

Los primeros vapores que cruzaban el Río de la Plata poseían grandes ruedas a cada lado movidas por un motor a vapor. Las paletas de la rueda movían el  barco al presionar contra el agua.

Mi camarote daba a la cubierta. Era para una persona, había camarotes para 2,3 y hasta 6 personas. Una vez instalada, salí y me asome a la baranda a ver como el barco se alejaba del puerto,  ahí  empecé a darme cuenta que me alejaba de mi casa.

Cuando tuve que presentar mis documentos en el hall principal del barco, aproveche para recorrer todo, había un bar con mesas y música, un gran comedor, un salón con cómodos sillones, Después de un corto recorrido le hice caso a mi hermana y me fui a dormir.

A la mañana siguiente me esperaba Uncle John en el puerto, mi equipaje lo llevaba una empresa contratada, la misma que lo llevo de casa al puerto en Montevideo. Vivían en Belgrano en la calle 14 de Julio, entre Conde y Virrey del Pino. Era una casa de dos plantas, a la entrada había un pequeño hall que daba al living, a la cocina y a una escalera que iba a los dormitorios. Al frente y al fondo tenían un pequeño jardín. Marta me esperaba con el desayuno, después de instalarme Janie me contó todo sobre el colegio mientras me acompañaba a una iglesia de curas irlandeses para asistir a misa.

El lunes fui con Janie hasta al colegio caminando  unas 9 cuadras, quedaba al lado de la  Estación Belgrano, era una casona antigua con una importante escalera que daba a un ancho balcón, con  columnas de mármol. La foto que muestro es de una casona donde vivía la familia Davie la cual es igual al colegio que fui. Adentro estaba adaptada para un colegio, los cursos venían a ser el equivalente de tercero a sexto de secundaria.  Tenía mucho terreno, debe haber sido un hermoso parque. La parte alrededor de la casona la mantuvieron con caminos entre los canteros y bancos donde se podían sentar los alumnos. Al fondo había  una cancha, era suficientemente grande para jugar a  softball, un juego parecido al beisball, se juega con una pelota más liviana por lo tanto se puede jugar en una cancha chica. Unas rejas altas con  arbustos  separaba el colegio de las vías del tren.

Al llegar ahí nos separamos porque Janie, que era menor, estaba cursando el equivalente a nuestro 6to año de primaria, en otro edificio.  Uncle John ya había hablado con el director, cuando llegue al colegio ( high school) me recibió muy bien y me llevó a mi clase.  Fue un poco difícil al principio tener todas las materias en inglés, porque yo solo había estudiado en ingles cuando estuve en USA a los 7 años y con la Madre Nona 1 hora 3 veces por semana, ahí la única materia en español era lenguaje.

El colegio era mixto, en mi clase habían bolivianos, americanos y argentinos, de Buenos Aires y de varias provincias.  Una chica, Jackie Hausheer, que llego a ser mi mejor amiga, era de padres suizos, venía del liceo francés. También tenían diferentes edades al venir de distintas tipo de enseñanzas. Las que no tenían familia en Buenos Aires vivían en el internado que había en el Colegio Ramos Mejía,

Me adapté enseguida, había varios compañeros que eran nuevos en el colegio, nos hicimos amigos muy pronto.  Todos los profesores eran buenos, eran más amables que los que tuve en Montevideo, ayudaban mucho, la mayoría eran americanos. Había menos materias; ciencias era muy interesante, justo ese año terminó la guerra en el Pacífico cuando los Americanos lanzaron la bomba atómica en Hiroshima. La primera reacción fue de alegría porque se terminaba la guerra, pero cuando se empezaron a conocer los efectos que causó y las consecuencias muchas personas tenían miedo a lo que podía pasar cuando otras naciones tuvieran una bomba similar. La profesora dio una clase muy interesante sobre ese tema, nos explicó como dividieron el átomo.

Una de las materias que más me gustó fue Ciencias Sociales porque nos enseñaron a debatir distintos temas, después de presentar cada lado su punto de vista, todos tenían oportunidad de hacer preguntas, había que levantar la mano para pedir la palabra, a nadie se le ocurría interrumpir ,hacíamos un debate por mes.

Otra materia que disfruté mucho fue canto, al empezar el año, la profesora llevó a cada alumno, durante el recreo, a un salón para encontrar el registro de su voz, luego nos enseño a usar la voz sin forzarla. Todas las clases eran interesantes, además teníamos una hora libre para hacer los deberes, se podía consultar al profesor que cuidaba el grupo, si uno tenía una duda.

Uno de mis compañeros de clase Jan Welter vivía enfrente de los Heaton, era muy compinche de Janie. Una vez lo convenció de tirarse del balcón del segundo piso con un paraguas como paracaídas, ella se tiró primero para mostrarle que no pasaba nada, y,  cayó sobre el pasto se hizo una fractura en el tobillo, el paraguas quedo intacto. Jan por supuesto no se tiró.

Jan era holandés , cuando tenía alrededor de 9 años los alemanes invadieron Holanda, pudo escapar con sus padres, su hermano mayor se quedó luchando en la resistencia. Recién cuando terminó la guerra se pusieron en contacto con una organización que se dedicaba a reunir familias, gracias a ellos supieron que su hermano estaba vivo, y lo trajeron a Buenos Aires.

Muchos años después, un día en que yo iba caminado por Solís con Arturo, me encontré con Jan, estaba casado con Leonor Murguía, profesora de inglés. Cuando mis hijos Tommy y Patsy dieron examen de inglés de preparatorio en el Liceo Bauzá, ella estaba en el tribunal, y más adelante el hijo de ellos, Roberto,  fue alumno de Patsy en la Facultad de Química.  Tenían una casa en el balneario sobre la rambla.

Los domingos si había alguna buena película, nos poníamos de acuerdo con amigas e íbamos al centro en subte para verla.

Jackie Hausheer, mi mejor amiga, tenía el pelo rubio plateado y ojos celestes muy claros, era muy impactante y atractivo su aspecto, sus padres eran suizos.  Pasé muchos fines de semana en la casa de ella. La madre era una persona encantadora, muy menuda, la llamaban Tiny(chiquita) Nos llevaba a todos lados. El padre era dueño de una famosa sedería, en Buenos Aires.

Al lado de lo de Heaton vivía una señora inglesa que enseñaba taquigrafía, Uncle John después de consultar con Papá arreglo para que yo fuera 2 veces por semana 1 hora a tomar clases. Algunas veces iba con pocas ganas, entonces Janie me venía a buscar diciendo que tenía una llamada de Montevideo.

Volví a casa por dos semanas durante las vacaciones de invierno, vi a todas mis amigas y volví a Buenos Aires con un poco de pena, aunque ya me estaba acostumbrando.

Hacíamos deporte en las canchas del colegio Ramos Mejía, íbamos en ómnibus, nos quedábamos toda las tarde . Me gustaba jugar al softball, a veces competíamos con chicas de otras clases y también contra los varones.

El 12 de octubre era el día de la familia, organizado por la comunidad norte americana, la cual era muy grande. Todos llevaban comida para el picnic, hacían competencias, los hombres jugaban al beisball o al football americano.  Las mujeres entraban en las competencias pero mas que nada organizaban los stands de comida y bebida. Los niños y adolescentes podían participar en muchos eventos. Al atardecer tocaba una banda y todos bailaban.  Era un día muy divertido. También organizaban una gran cena para el día de Acción de Gracia ( Thanks Giving Day),el último jueves del mes de noviembre.

1946 – Secretariado en el Instituto Crandon

  Mamá me sugirió, antes de ir a Floresta, que me inscribiera en el curso de secretariado que daban en el Crandon, estaba preocupada porque no tenía una preparación para poder un día conseguir trabajo, porque uno nunca sabía qué podía pasar en la vida. Fui a averiguar que ofrecían me gustó y me anoté.

En Marzo de 1946 empecé las clases. Teníamos clases de taquigrafía en español, inglés y máquina. La profesora se llamaba Isolina Suiffet, era una mujer joven de unos 20  y pocos años, había sido alumna del colegio. Varias veces cuando alguna alumna quería distraerla de la lección por algún motivo le preguntaban sobre una película de Gregory Peck y ella encantada se ponía a hablar del él.

Éramos alrededor de 10 alumnas, entre ellas estaba Myriam Vignoles, Beatriz Young y Valerie Bowles, después que me casé me volví a encontrar con estas tres y nos hicimos muy amigas. Myriam se casó con Johnny Morton, muy amigo de mi marido Arturo y padrino de mi hijo Robbie, Beatriz con Yamandú Guelfi y Valerie con Tapón Sagarra.

También estaban Margarie McCulloch y Ana Ruth Goldsmith, estas son las que más recuerdo. Myriam, Margarie y yo tomábamos el ómnibus 191 que iba por Pereira y nos dejaba en la puerta del Crandon.

El curso duraba un año, terminabas con una recomendación para presentar en un empleo. Yo no busqué trabajo por dos razones, una, no estaba bien preparada, Mamá había estado internada varias veces y yo faltaba a las clases a menudo para ir a verla, Peggy no podía ir porque trabajaba. Otra razón fue que Papá nos dijo que en abril íbamos a viajar a Estados Unidos.

Anuncios

8 comentarios

  1. Muy interesante sus memorias. Si me permite, me gustaría hacer una corrección. Conozco a una de las personas que Ud. meciona y hay un error en su nombre. La docente de Inglés a la que hace referencia se llama Leonor Murguía de Welters.

  2. Fui al colegio Inmaculada concepción desde 1981 hasta 1992 y me encantó leer las descripciones que hiciste del edificio, del que guardo tanto por su arquitectura como por todo lo que viví allí grandes recuerdos y los mejores amigos. Nosotros teníamos misa todos los viernes a la mañana, y la capilla es adorable, he visitado otras iglesias en otros paises pero me encanta siempre esa, es especial.
    Muy lindos recuerdos al leer tu post.
    Saludos
    Cristina

  3. Me encanta leer estas historias. Soy la hija de Valerie Bowles y Tapòn Sagarra. Me llamo Valerie pero siempre me dijeron Vali.

  4. Le agradezco todo lo que aporta del Colegio Inmaculada Concepción de las Hermanas Alemanas. Soy religiosa de dicha Congregación, ahora trabajando en Argentina. Gracias por el aporte.

  5. ¿Qué se sabe de la Madre Luz que estuvo en el año 1952 en la Inmaculada en Concepción? Soy Cecilia Harismendy y fui alumna de ella.

  6. Muy lindas historias; yo asisto al colegio Inmaculada Concepción Hermanas Alemanas, 6to año y me encontré esta página buscando info sobre Madre Paulina…
    Me quedé impactada con lo distinto que era el cole hace años… Ahora es mucho más prolijo por fuera; está pintado de bell bien clarito; es precioso!

  7. Buenas tardes. Quisiera saber si algunos de estos colegios se encuentras en Malvín y si eran de mujeres pupilas. Mi abuela asistió a uno entre 1949-1955 ,más o menos. No se mucho pero me gustaría saber cuál era e intentar conseguir alguna foto de ella de niña. Les agradecería muchísimo si me respondieran . Atte : Mica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: